miércoles, 27 de agosto de 2008

Carta a Gertrude

Lewis Carroll, autor de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas escribió esta carta a una de sus amiguitas. Parece que muchas de sus amistades eran niñas menores de 15 años, por eso lo miraban mal. Pero nunca se supo que fuera malo con alguna de ellas...



La cartita.


9 de diciembre de 1875.



Querida Gertrude:


¿Sabes una cosa? Ya no se pueden enviar besos por correo: el paquete pesa tanto que resulta muy caro. Cuando el cartero me trajo tu última carta, me miró con aire severo y me dijo:


-Tiene que pagar dos libras, señor. Exceso de peso.


-Por favor, señor cartero -le dije hincando gentilmente una rodilla en tierra (tendrías que haberme visto arrodillándome delante de un cartero; es una imagen muy bonita)-, perdóneme por esta vez! Es de una niña.


-¿De una niña? -gruñó-. ¿Y qué tienen de especial las niñas?


-Que son de azúcar y canela -empecé a decir-, y de todo lo que...


Pero el me interrmpió:


-¡No me refiero a esto! Quiero decir qué tienen de bueno las niñas que mandan cartas tan pesadas.


-La verdad, no mucho, francamente -dije yo con tristeza.


-Procure no recibir más cartas como ésta -dijo él-, al menos, que no sean de esta niña. La conozco bien y es bastante mala.


¿Verdad que no es cierto? No creo que te haya visto siquiera. Y tú no eres mala, ¿o sí? Con todo, le prometí que nos escribiríamos muy poco.


-Sólo dos mil cuatrocientas setenta cartas -le dije.


-¡Ah! -dijo él-, si son tan pocas no tiene importancia. Lo que yo quise decir es que no escribieran "muchas".


Ya ves, a partir de ahora tendrás que llevar la cuenta y cuando lleguemos a las dos mil cuatrocientos setenta, no nos escribiremos más, a menos que el cartero nos dé permiso.



Tu querido amigo

Lewis Carroll

5 Comments:

A.- said...

Yo he leído varias biografías de Carroll, de esas que hay por Internet, la verdad que son inspiradoras. Aunque, a la vez, te queda la duda por todo lo que se sugiere que hacía con las niñas...yo la verdad no sé que creer, pero a pesar de eso su capacidad creativa es admirable.
La carta a Gertrude es ciertamente graciosa.

Saludos!

Alejandro said...

Puees yo no creo que una mente que es capaz de crear un mundo como el pais de las maravillas y el de a traves del espejo sea tan pero tan pervertido y estupido para tener algo con niñitas, mas bien pienso que le gustaba relacionarse con gente asi porque pues para ellos escribia los cuentos talvez el mismo era un niñito crecido... bueno y ps sii la carta esta chistosa =)

lirio mors said...

Hola, paso a saludar después de larga ausencia T.T
Muy linda la carta, curiosa, pero linda... no sé que pensar del autor, pero quiero imaginar que simplemente reconocía la inocencia como algo que no debemos dejar perder.

Lupita Valdivia Mtz said...

Me parece maravillosa, la leí por primera vez en la primaria ( hace mas de 30años) todavía concervo el libro de texto en el cual la leí.
Sus cartas son maravillosas.

Lupita Valdivia Mtz said...

Me parece maravillosa, la leí por primera vez en la primaria ( hace mas de 30años) todavía concervo el libro de texto en el cual la leí.
Sus cartas son maravillosas.


¿Quieres ir?

Mes a mes :)


Al país de las maravillas...