martes, 4 de noviembre de 2008

Y después del amor

Este es un fragmento de Boleros de papel, de Adolfo Morales Moncada. Muy bonito este libro :)!
El pedazito (que está muy recortado) es una conversación de una pareja en la cama:

-¿Me quieres mucho? pregunta sin mirarlo, mientras cruza una de sus piernas que ahora es como un puente por encima de la cintura de él.
-Mira, si estabas despiertita.
-Sí.
-Y hasta con ánimo de iniciar una conversación sobre el amor de un servidor.
-Ajá, yo solo quiero que me digas que me quieres.
-¿Nada más?
-Sí, nada más, anda dime, ¿me quieres mucho?
-Como la mar azul.
-No empieces, a ver...¿del uno al cien cuánto me quieres?
-Ah, la cosa es contable. Bueno, pues ¿del uno al cien? Vamos a ver...dos, más catorce, más veinticuatro, por siete, por cuatro y luego por doce, menos treinta y cuatro-porque ayer volviste a llegar tarde- da...mmmhh, setecientos treinta y ocho.
-Uuuuuy...¿tan poquito?
-Bueno, es que...ya es muy noche y los héroes están cansados.
-No, no me convences nadita. A ver... de aquí a China ¿cuánto me quieres?
-Así que ahora nos ponemos geográficos. Bueno pues...¿hasta China?, ¿la de Mao, con comunistas. geishas, maquiladoras de tenis y todo? bueno pues..., hasta China, ¡ah! pero con escalas. Primero París, para tomar café, luego Praga y leer algo de Kundera en espacio real, después en el Tibet, para meditar en un monasterio (claro, rodeado de soldados chinos) y finalmente Pekín. ¿Beijin le dicen ahora, no? ¿Está bien? Hasta Beijin.
-Yo no sé por qué te pregunto, eres un simple- le dice mientras se voltea hacia la pared con cara de falsa ofendida.
Él entonces la abraza y la consiente con sus palabras.
-Pero un simple cansado, he ido hasta China por ti.

(...) Pero hay algo que él quiere escuchar como el último recuerdo de esa noche.
-¿Me quieres? pregunta él.
La voz de ella es un breve susurro que invade la noche y su sueño.
-Como la mar azul

6 Comments:

Mary Lovecraft said...

Qué lindo Zeleste, dulce y tierno...

así es el Amor.

un besito y que pases feliz día!

:)))

El_Sonriente said...

Q tiernos... Hubiera bastado con un si y un buenas noches jajaja. XD.

Saludos.

A.- said...

Yo tenía entendido que las geishas eran japonesas. Está lindo, pero hay que ser realistas...yo creo que el amor no es algo cuantitativo.

Un abrazo, Zeleste!

Alejandro said...

aahhaha kon el dinero se
kompra todo hasta el amoor jajaja
ntk aaa esta bien geniaaaal haha
hasta la mar azul jeje =)

Zeleste said...

Bueno, pues sí. esta gracioso...lindo :)

y nos vemos.
ay, yo ni sé de donde son las geishas jeje

ManuMat said...

Gracias por el comment!!! Bonito texto, me encantaría gozar del amor, pero no tengo la suerte de tener tiempo para ello, siempre tengo que pasar como algo borroso por las vidas de las personas, para aquí y para allá. Me gustaría poder parar un momentito y besar a la luna. Si merece la pena, me pararé sin dudar.


¿Quieres ir?

Mes a mes :)


Al país de las maravillas...